Informe de la Contraloría confirma falta de transparencia y carrusel de irregularidades en el Cable Aéreo

La Contraloría General del Manizales culminó recientemente un proceso de auditoría integral a la Asociación Cable Aéreo en el que analizó el funcionamiento de la entidad durante la vigencia 2017 y parte de 2018.

Frente al informe del ente de control, en el cual se realizaron 25 hallazgos de tipo administrativo, fiscal y disciplinario, la Corporación Manizales En Común manifiesta que:

  1. El informe integral ratifica el carrusel del irregularidades que sucede al interior del Cable Aéreo de Manizales y se suma a la auditoria exprés realizada el primer semestre de 2018, que también tuvo resultados nefastos, y a las más de 1.200 observaciones que la revisoría fiscal le ha hecho a la entidad entre 2016 y 2018. Son particularmente preocupantes los hallazgos relacionados con el establecimiento de una aparente nómina paralela, la gestión indebida de recursos y la falta de transparencia.
  2. Respecto a la posible contratación irregular de personal, la Contraloría evidenció que a pesar de que 28 personas fueron contratadas solo para la temporada de diciembre y enero de 2017, continuaron en sus cargos sin que el Consejo Directivo hubiera autorizado al Gerente para prorrogar sus contratos. Esta situación, que le ha costado a la institución cerca de $80 millones de pesos, se agrava porque las personas fueron ubicadas en cargos inexistentes de acuerdo al manual de funciones del Cable Aéreo, lo cual debería acarrear sanciones disciplinarias prontas y efectivas.
  3. El desgreño administrativo y financiero se evidencia en la repartición de dividendos que le hizo el Cable Aéreo a Infi Manizales por más de $1.200 millones de pesos, cuando claramente las entidades sin ánimo de lucro, como lo es el cable, no pueden distribuir ganancias ya que los excedentes tienen que ser reinvertidos en su funcionamiento. A esto se suma que los libros de ejecución presupuestal y de contabilidad financiera no se llevan de manera adecuada, lo que genera constantes descuadres entre los recursos que ingresan y los que son reportados, además de que se conserva un engorroso procedimiento para trasladar el efectivo, lo cual derivó en una nueva pérdida de dinero con las ya famosas tulas, al perderse $5 millones de pesos en un proceso con demasiadas manos y poca vigilancia. El descuido es tan mayúsculo que, pese a que un bar ubicado en la estación Camino de la Palma no pagó alquiler durante casi dos años, la entidad nunca procedió judicialmente contra el arrendatario y lo dejó desarrollar su actividad económica.
  4. Frente a la información contractual y financiera, los hallazgos de la Contraloría confirman que hay opacidad y que no se aplican los principios de publicidad y transparencia. Los documentos que se suben al SECOP están incompletos y la información que el Cable Aéreo le aporta a la Contraloría es parcial, como lo demostró el hecho de que se le reportara al ente de control que durante 2017 se habían suscrito 114 contratos por valor de $10.000 millones de pesos, cuando en realidad se habían firmado 155 por más de $21.000 millones.
  5. Lo que se infiere, de acuerdo a los sucesivos reportes negativos y a hechos aún no esclarecidos en otros procesos, es que estamos ante la punta del iceberg en una sucesión de irregularidades que, de mantenerse, pueden deteriorar permanentemente la operación y la imagen del Cable Aéreo de Manizales.
  6. Si bien los informes de la Contraloría General de Manizales sobre el Cable Aéreo de Manizales han sido importantes debido a los hechos que han develado, el ejercicio de control fiscal de esta entidad se ha quedado corto y ha faltado firmeza en sus pronunciamientos y requerimientos. Deja mucho que desear que en los informes preliminares se incluyan hallazgos penales, en virtud de la gravedad de los hechos y debido a su relación con posibles delitos contra la administración pública, pero que posteriormente sean desmontados sin mayores explicaciones. Es deber de esta institución ejercer control efectivo y sin atenuantes sobre la legalidad de los actos de la administración pública.
  7. Las graves irregularidades administrativas y financieras del Cable Aéreo de Manizales no pueden servir como excusa para privatizarlo y entregarle su operación a un particular. Se debe realizar una intervención integral e inmediata a la entidad, garantizando directivos idóneos y preservando su carácter público.

Atentamente,

 

DARÍO ARENAS

Director

CAMILO ERNESTO GIRALDO

Presidente Junta Directiva

 



Deja un comentario